Este es el cielo que se ve desde el observatorio situado en el museo de la ciencia Eureka de San Sebastián, dificultando enormemente toda actividad astronómica desde el mismo.