Este mes, a pesar de haber tenido la suerte de tener en general cielos despejados, no ha sido posible por motivos personales, alzar la vista a cielo y disfrutar un poco de la observación. De todos modos, no he podido resistirme a a sacar cuando menos una fotografía con el móvil de la luna en cuarto creciente.