El pasado día 19, esta nebulosa planetaria, NGC 5189, fue protagonista del APOD. Situada a 3.000 años luz de nosotros en la constelación de la Mosca, las imágenes tomadas por el telescopio espacial Hubble sugieren que puede haber sufrido diversos episodios de emisión de materia.