Astrónomos del ALMA han detectado unos jets en las proximidades del agujero negro supermasivo (situado a 27.000 años-luz en dirección a Sagitario y con 4.000.000 veces la masa del Sol) existente en el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea, y que podrían ser indicios de formación estelar. Hasta ahora se pensaba que la formación estelar era imposible en las proximidades de tales objetos, debido a que las enormes fuerzas de marea existentes a su alrededor, impedirían la creación de estrellas.
Sin embargo, este equipo de investigadores  proponer que en las condiciones existentes alrededor del agujero negro el gas y polvo podría alcanzar densidades muy altas, y mediante la colisión entre diferentes nubes, podría acabar formando una estrella.