[This post participates in Carnival of Space #330, at Next Big Future]

El cometa ISON (C/2012 S1) está de camino al perihelio. Sin embargo no está nada claro si el cometa será capaz de sobrevivir al paso por dicho punto. Hay muchas observaciones que apuntan a una posible fragmentación del núcleo, lo que tendría como consecuencia que el cometa se precipitaría hacia el Sol. Sin embargo, a fecha de hoy, no se sabe nada y quizás tengamos que esperar a que supere el perihelio para saber si podremos disfrutar de un hermoso cometa en el firmamento de Diciembre. De todos modos, hay estimaciones que apuntan a una magnitud +4 a principios de Diciembre.
De todos modos, y ante las dudas que plantea este cometa, vamos a presentaros una guía para observar cometas en general, y en el caso de que el cometa ISON no sobreviva, quizás os sea de utilidad para observar el cometa Encke, que también está en las proximidades del Sol, o el cometa Lovejoy. En el peor de los casos, os puede servir de referencia para futuros cometas.
¿A dónde debo mirar?
El cometa ISON llega al perihelio el próximo día 28 de Noviembre. Si sobrevive y su actividad se ha disparado, podríamos tener un bonito espectáculo incluso el día 29 de Noviembre. No obstante, esto es bastante improbable por la evolución que ha tenido el cometa a lo largo del tiempo. Recordemos que fue descubierto a unas 9 UA del Sol, aún sin haber superado la línea de hielo, y por lo tanto, si bien al principio se pensó que era un cometa muy activo, esta actividad no era la misma que iba a presentar una vez superada la dicha línea [de hielo]. El tipo de gases emitidos era diferente y esto condujo a sobreestimar el brillo que alcanzaría una vez superado el perihelio.

De todos modos, debemos recordar que jamás se debe observar al Sol directamente, ni siquiera a simple vista. Tampoco se debe observar en los campos visualmente próximos al Sol en busca del cometa. Observar el Sol directamente puede causar daños irreparables en la vista.

Carta para localizar el cometa ISON en Diciembre (Haz click para aumentar)

Así, una vez hemos aclarado los riesgos de observar en las proximidades del Sol, lo más recomendable es posponer nuestra observación a unos pocos días después, a comienzos de Diciembre. Cada día que pase el cometa irá ganando elongación (distancia angular con respecto al Sol) y por lo tanto será más fácil su observación -y tendremos más tiempo para observarle-. Por otro lado, el cometa, al estar ya alejándose del Sol, comenzará a perder brillo. 
El cometa ISON será visible al amanecer y tendremos que intentar aprovechar -siempre y cuando el tiempo lo permita- las dos primeras semanas del mes. En concreto, el mejor momento será la segunda semana, momento en el cual habrá ganado bastante altura sobre el horizonte.
Los primeros días podremos localizarle en plena constelación de Ophiuco, hasta el día 7. Para esta fecha pasará entre las constelaciones de Ophiuco y Serpens Cauda. Hacía el día 15 de Diciembre llegará al sur de la constelación de Hércules y avanzará hacia la estrella polar pasando cerca de la Coronal Boreal. En concreto el día 22 pasará a 15 grados del cúmulo globular M13. Para localizarle os incluimos en el artículo una carta detallada. Mas adelante, si sobrevive el cometa, publicaremos cartas mas detalladas.
¿Con que instrumento observo el cometa?
No sabemos de momento el comportamiento del cometa en Diciembre. A todos nos encantaría que fuese visible a simple vista, o cuando menos con prismáticos. Incluso siendo visible a simple vista, los prismáticos serán los instrumentos de observación ideales para los cometas brillantes. Los prismáticos, si bien tienen menos aumentos que los que podemos tener con un telescopio, ofrecen a cambio un gran campo de visión y mucha luminosidad. Los cometas -al menos los brillantes- son cuerpos extensos y difusos. Al ser un cuerpo extenso, lo ideal es tener bastante campo de visión, el suficiente como para poder contemplar la mayor parte del mismo. Al ser difusos, su brillo estará repartido por una superficie amplia -al igual que ocurre con, por ejemplo, las galaxias-. Esto implica que un cometa de la magnitud +5 no es [aparentemente] igual de brillante que una estrella de la magnitud +5. La estrella concentra toda su luminosidad en un punto.
Son prismáticos adecuados aquellos en los que el cociente entre el diámetro de sus lentes objetivo y el aumento dé un valor próximo al de la apertura de nuestra pupila. De este modo aprovechamos toda la luz que sale del sistema óptico. Este valor suele ser de 7 para personas jóvenes y 5 para personas adultas -puede variar de una persona a otra-. Así un prismático de 10×50, que daría un cociente de 5, o uno de 11×80, que daría 7,2, serían buenas elecciones. Sin embargo sería una mala elección un prismático de 20×50, pues el cociente es 2,5 y parte de nuestra pupila no recibiría luz -serían menos luminosos-.
En el caso de cometas más débiles de magnitudes +7, sería recomendable usar telescopio. Podríamos seguir usando prismáticos, pero a medida que se hace más débil el cometa, necesitaríamos cielos más oscuros y menos polucionados. Sería especialmente difícil si está próximo el amanecer. Si usamos telescopio, el más adecuado será aquel que tenga una relación focal menor. Esta relación focal se obtiene dividiendo la apertura del objetivo entre la longitud focal. Son especialmente interesantes aquellos con relaciones focales situadas entre 4 y 7. Un menor valor en la relación focal lo convierte en un instrumento más adecuado para objetos débiles y difusos. Valores mayores lo convierten en instrumentos más adecuados para la observación lunar, planetaria o de estrellas dobles. Generalmente los telescopios que tienen mayor luminosidad son los reflectores de tipo Newton, si bien, hoy en día, en el mercado hay refractores muy luminosos y a precios muy asequibles.
Si tenemos telescopio con montura ecuatorial, podemos usar la técnica llamada Piggy-Back. Esta técnica consiste en acoplar la cámara en paralelo al tubo del telescopio y usar éste como guía de precisión.
¿Como puedo fotografiar el cometa?
Para realizar fotografía de objetos celestes es necesario tener una cámara fotográfica que nos permita exposiciones largas. Las compactas que habitualmente usamos día a día no suelen ofrecer dicha posibilidad. Así pues, la cámara ideal podría ser o bien un réflex digital o una cámara CCD. Las cámaras CCD son mucho más sensibles (eficiencia cuántica del sensor mayor) por lo que son ideales para la astronomía, aunque requieren uso de ordenador, procesado de imágenes y su coste sube bastante. Quedan reservadas para personas ya iniciadas en la astronomía y que las suelen usar para fotografiar de modo habitual otros cuerpos celestes. En esta misma página podréis encontrar ejemplos si buscáis por la palabra clave «CCD».

Si el cometa es visible a simple vista, posiblemente muestre una notable cola. Así, podríamos aprovechar antes del amanecer para sacar fotografías con mucho campo y donde los intensos colores del horizonte aporten belleza adicional. Normalmente se suele trabaja con un ISO 400 a 800 y los tiempos de exposición a partir de los 5 segundos. Todo ésto está sujeto a la magnitud que alcance el cometa. Si el cometa es más débil de la magnitud +5 necesitaremos acoplar la cámara a un telescopio, o bien usar una focal larga en el objetivo de la cámara. A la vez, tendremos que ampliar el tiempo de exposición.

Con el tiempo de exposición tendremos que tener cuidado. Por ejemplo, un tiempo de exposición superior a 10 segundos en focales superiores a los 28 mm provocará que las estrellas, debido a la rotación terrestre, no aparezcan como puntos -siempre y cuando únicamente usemos un trípode para apoyar la cámara-. A medida que usamos focales mayores, el efecto se acentúa. Con telescopio se hace imprescindible usar una montura ecuatorial motorizada que compense la rotación de la Tierra.
Aquellos que sean más expertos en software fotográfico, pueden emplear una técnica usada en la fotografía astronómica con CCD. Consiste en capturar varias imágenes y apilarlas/sumarlas. Así, para lograr un tiempo de exposición de 60 segundos, podemos tomar una única exposición de 60 segundos -con el riesgo de que el seguimiento con la montura ecuatorial no sea bueno y arruine la fotografía- o bien 10 exposiciones de 6 segundos cada una -menor riesgo de errores de seguimiento-. El resultado es el mismo -siempre y cuando la respuesta de la cámara mantenga la linealidad durante el tiempo de exposición- pero si hacemos varias exposiciones, el riesgo de errores de seguimiento es menor.
¿Que datos debería recoger para que mis observaciones sean útiles a la comunidad científica ?
Evidentemente el primer objetivo que tenemos al observar el cometa es nuestro propio disfrute. Sin embargo, haciendo un poco más de esfuerzo, podemos tomar algunos datos que, adecuadamente tratados, podrían ser de utilidad a la comunidad científica. Para ello hay una serie de mediciones que podemos hacer y entre las que se incluye la estimación del brillo aparente, el ángulo de posición de la cola o el grado de condensación. Una vez que tenemos los datos, podemos enviarlos a organismos como SOMYCE (www.somyce.org), que tiene un programa observacional específico para la observación del cometa ISON. En algunos casos es obligatorio enviar los datos con un formato concreto. Sobre ello hablaremos al final del artículo.
Estimar la magnitud aparente de un cometa: El método Bobrovnikoff
Existen diferentes métodos de realizar la estimación de magnitud aparente de un cometa. Uno de ellos es el llamado método Bobrovnikoff (también conocido como método out-out). Para hacer dicha estimación, la observación debe hacerse con algún instrumento óptico, ya sean prismáticos o telescopio. En primer lugar debemos identificar dos estrellas en el campo visual donde tenemos localizado el cometa. Una de ellas (llamémosla A) tiene que ser más brillante que el cometa mientras que la otra (llamémosla B) debe ser más débil -normalmente la diferencia de brillo entre ambas se recomienda que sea entre 0,5 y 1 magnitudes. Cuanto menor sea la diferencia más precisa será la medida-.
A continuación desenfocamos hasta que tanto la estrella A, como la estrella B, como el cometa, tengan el mismo diámetro. A continuación dividimos mentalmente la diferencia de brillo entre la estrella A y B en 10 divisiones, y decidimos en que punto de dichas divisiones está el brillo del cometa. Por ejemplo podría ser A2C8B, que indicaría que el cometa tiene un brillo muy próximo a la estrella A. A continuación usaríamos la siguiente fórmula para calcular la magnitud del cometa, donde a y b son los índices de comparación (en el ejemplo a=2 y b=8):
Mc sería la magnitud estimada del cometa, Ma la magnitud de la estrella A, y Mb la de la estrella B. Para los observadores de variables, verán que dicha fórmula corresponde a la usada para el método Argelander. Así debe ser pues básicamente se trata de un método de interpolación lineal.
Una alternativa al método Bobrovnikoff: El método Sidgwick
También conocido como método in-out, el método Sidgwick es muy similar, aunque en este caso, primero memorizamos el brillo y diámetro del cometa, y desenfocamos las estrellas hasta que ambas tengan el mismo diámetro que el del cometa antes de desenfocar (en este caso no nos preocupamos del grado de desenfoque del cometa). Al igual que antes dividiríamos la diferencia de brillo entre ambas estrellas en 10 divisiones y estimaríamos en que punto está el brillo del cometa. La fórmula a aplicar es la misma.
Otros datos interesantes a tomar
Entre los datos que podemos tomar de modo sencillo, el que habitualmente se suele tomar es el denominado grado de condensación, que representa numéricamente la densidad de la envoltura gaseosa (coma) que rodea al núcleo. Su valor va de 0 a 9 y esta es la escala:
   – 0: para una coma totalmente difusa y sin condensación central
   – 3: para una coma difusa pero en la que aumenta la condensación gradualmente
   – 6: para una coma con un pico de condensación central muy claro
   – 9: para una coma con apariencia puntual -estelar-
Grados de condesación
Otros datos interesantes son el ángulo de posición de la cola, comenzando a medir los 0º desde la posición norte, y evolucionando a 90º este, 180º sur y 270º oeste. También es interesante medir la longitud de la cola (en grados). 
Reportar las observaciones realizadas
Cuando hay que reportar datos de observaciones de cometas, dependiendo a donde las enviemos, nos pueden pedir un formato concreto. En particular hay dos muy conocidos. El primer formato que se usa para reportar es el conocido como COHP, mientras que el segundo es el llamado ICQ.
El primero (COHP) es muy sencillo y el más usado, por lo que será el que os mostremos como completar:
   – Primero se debe reportar la fecha: yyyy mmm dd.dd (en TU)
   – m1 indica la magnitud del cometa. (Por ejemplo 5,0)
   – Dia es el diámetro de la coma en minutos de arco. (Por ejemplo 5’)
   – DC es el grado de condensación (como ya indicamos 0 es difuso y 9 puntual). (Por ejemplo 3 (bastante difuso))
   – Longitud de la cola, en minutos de arco (Por ejemplo 25′)
   – Ángulo de posición de la cola (0 = hacia el N., 90 hacia el E, …). (Por ejemplo 45º)
   – Instrumento (L=Reflector, R=Refractor, SCT=Schmidt-Cassegrain, B=Prismáticos, NE=simple vista). 
   – Observador (Por ejemplo Fran Sevilla)
   – Lugar de observación (Por ejemplo Durango, Spain)
De modo que la línea de ejemplo sería:
2013 Nov 18.75, m1=5.0, Dia=5′, DC=3, Tail=25′, PA=45º, 10cm R 48x, Fran Sevilla (Durango, Spain)

[This post participates in Carnival of Space #330, at Next Big Future]