Así podría ocurrir tal y como señalan varios estudios realizados. De ocurrir, sería en la noche del 23 al 24 de Mayo de 2014, sobre las 7:30 horas TU. El punto radiante estaría situado en la constelación de la Jirafa (Camelopardalis) y sería debido a que la Tierra atraviesa el tubo meteórico generado por el cometa 209P/LINEAR. Las estimaciones van desde los 100 a los 400 meteoros por hora (THZ). 
En el año 2006, E. Lyytine y P. Jenniskens, tras un estudio del comportamiento de este cometa, estimaron que podría ocurrir una actividad meteórica alta asociada a los pasos realizados en el siglo XIX y XX. Posteriormente, en el año 2012, J. Verbaillon aumentó la actividad esperada a nivel de tormenta. Las condiciones de observación serían favorables para Estados Unidos y Canadá.

Esperemos que se cumplan los pronósticos y tengamos un mes de Mayo animado (unas semanas antes tendremos la cita con la Eta Acuáridas). Evidentemente no se corresponde esta actividad con la que representa la imagen que encabeza el post, pero sería bonito que así fuese. Para más detalle os recomiendo visitar el artículo «¿Tormenta de meteoros en mayo de 2014?» de El Navegante.