El radar de vigilancia espacial de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha comenzado de detectar los primeros objetos. Este radar, situado en Madrid y cuyo objetivo es la vigilancia de los fragmentos de basura espacial en órbita baja, fue entregado a la ESA el pasado mes de Noviembre, y ya ha detectado satélites como Landsat-5, GOCE, Swarm y diversos fragmentos de vehículos de lanzamiento y cuyo tamaño ronda un metro. Estos resultados son mejores que las expectativas iniciales para el periodo de pruebas.
De este modo, a pesar de no estar a pleno rendimiento, es capaz de detectar (resolución), dependiendo de la altitud, hasta cuerpos de 1 metro. Se espera que en el futuro sea capaz de detectar hasta cuerpos de tan sólo 10 centímetros. La detección de estos fragmentos, de los que se estima que existen más de 700.000, es fundamental para la seguridad no solamente de los satélites ya en órbita, sino también para futuras misiones. 

Se puede ampliar información en el artículo «El rádar de vigilancia espacial de la ESA detecta sus primeros objetos» de Astrofísica y Física.