[This post participates in Carnival of Space #395, at Everyday Spacer]

Crédito: Rodrigo Luger/NASA/Phys.org

Los astrónomos Rodrigo Luger y Rory Barnes (Universidad de Washington) acaban de publicar en la revista Astrobiology los resultados de un interesante estudio. En el describen la posibilidad de que algunos exoplanetas de tipo mini-Neptunos alrededor de estrellas enanas rojas de tipo M podrían convertirse en mundos habitables. Dos factores que juegan en contra de la habitabilidad de un mundo, siempre y cuando éste se encuentre en la zona de habitabilidad, son las fuerzas de marea y la intensa actividad estelar.
Mediante una simulación por ordenador han combinado ambos factores bajo diferentes configuraciones. En el caso de las fuerzas de marea son especialmente importantes y notables en las estrellas enanas rojas en la zona de habitabilidad. Son más intensas en el lado que mira hacia la estrella, pudiendo causar que el exoplaneta adopte una forma ligeramente elipsoidal. Sin embargo también causará fricción en el interior del cuerpo aportando energía. Esta energía puede generar un aumento de temperatura y fenómenos de vulcanismo en superficie. 

Por otro lado la actividad estelar puede ser tan intensa que arranque la atmósfera y agua superficial. Sin embargo, combinando ambos factores, podría ser un posible mecanismo para convertir exoplanetas de tipo mini-Neptuno a tipo súper-Tierra. Estos mundos tienen una gruesa atmósfera y un núcleo rico en hielo de agua. Las fuerzas de marea podrían atraerlo a la zona de habitabilidad, mientras que la actividad estelar podría liberarlo de la gruesa y hostil capa atmosférica. Posteriormente el hielo de agua existente podría fundirse creando océanos.
Se puede ampliar información en el artículo «Some potentially habitable planets began as gaseous, Neptune-like worlds» de Phys.org.

[This post participates in Carnival of Space #395, at Everyday Spacer]