1280px-3-ALMA-antennas-interferometry

Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO) – http://www.eso.org/public/images/eso1001a/

Para las nuevas observaciones de TW Hydrae, los astrónomos capturaron las débiles emisiones radio para los granos de polvo del disco de tamaño milimétrico, revelando detalles del orden de la distancia entre la Tierra y el So (sobre unos 150 millones de kilómetros). Estas observaciones detalladas fueron posibles gracias a la alta resolución de ALMA. Cuando las antenas de ALMA están a su máxima separación, hasta 15 kilómetros, el telescopio es capaz de resolver finos detalles.

Para David Wilner, del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics y coautor del paper, «TW Hydrae es muy especial. Es el disco protoplanetario más cercano a la Tierra conocido y puede recordarnos bastante al Sistema Solar cuando tenía únicamente 10 millones de años de edad».

Anteriores observaciones de ALMA de otro sistema, HL Tauri, mostraron que incluso discos protoplanetarios más jóvenes -sólo 1 millón de años de edad- pueden mostrar similares configuraciones de formación planetaria. Estudiando el disco más viejo de TW Hydrae los astrónomos esperan comprender mejor la evolución de nuestro propio planeta y estudiar sistemas similares a lo largo de la Vía Láctea.

Los astrónomos quieren ahora saber lo comunes que son este tipo de configuraciones en los discos alrededor de otras estrellas jóvenes y como pueden cambiar con el tiempo o el entorno.

Fuente del artículo: «ALMA’s Most Detailed Image of a Protoplanetary Disc» de ESO.