«

»

Jun 15 2016

Sistema Kepler-223: Indicios de migración planetaria (y II)

KOI_730_3-4-4-6

Crédito: W.Rebel/en.wikipedia.org

Para Howard Isaacson, coautor y astrónomo en Berkeley (California), el sistema Kepler-223 aporta escenarios alternativos sobre cómo de formaron los planetas y migraron en un sistema planetario que es diferente del nuestro. «Los datos de Kepler y del telescopio Keck fueron absolutamente críticos en esta consideración».

KOI_730_3-4-6-8

Crédito: W.Rebel/en.wikipedia.org

Algunas etapas de la formación planetaria podrían implicar procesos violentos. Pero durante otras etapas, los planetas pueden evolucionar desde discos gaseosos de una manera más suave, tal y como probablemente ocurrió con los planetas de tipo sub-Neptuno de Kepler-223.

Según Mills «Sabemos que dos planetas migraron a través de este disco, se quedaron ‘enganchados’ y se mantuvieron juntos mientras migraban; encontraron un tercero y migraron juntos; encontraron un cuarto y nuevamente se ‘engancharon'».

Este proceso difiere completamente de lo que los científicos creen que ocurrió con la formación de Mercurio, Venus, la Tierra y Marte, los cuales se formaron probablemente en sus actuales localizaciones orbitales.

Según indicó Mills, la Tierra se formó de cuerpos del tamaño de Marte o la Luna que chocaron en un proceso violento y caótico. Cuando los planetas se forman de esta manera, sus periodos orbitales finales no están en resonancia.

Sin embargo los científicos sospechan que los mayores y más distantes planetas del Sistema Solar, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, se desplazaron sustancialmente durante su formación. Pueden haber tenido resonancias que en algún momento recordaren a las vistas en Kepler-223, posiblemente después de interaccionar con numerosos asteroides y pequeños planetas (planetesimales).

Para Fabrycky «estas resonancias son extremadamente frágiles. Si los cuerpos se movían y golpeaban unos contra otros, entonces podrían los planetas haber abandonado la resonancia». Pero de algún modo los planetas de Kepler-223 han logrado salvar esta dispersión.

Fuente de la noticia: «Kepler-223 System: Clues to Planetary Migration» de NASA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*