csiqtc5waaawzpu

El día 17 al menos para nosotros fue el último día en el que pudimos participar en el XXII CEA. La actividad del domingo 18 consistía en una visita a un observatorio. Nosotros decidimos dedicar el día para pasear, y sobre todo, descansar de la intensa actividad de los días previos, paseando por Pamplona.

El resumen del CEA, como viene siendo habitual en anteriores, es que terminamos muy contentos y con pena que se acabase. Disfrutamos un montón junto con Miguel Rodríguez, nuestro gran amigo, incansable fotometrista y ahora espectroscopista -y que dio una ponencia (ver tweets)-. Una oportunidad de encontrarnos con nuestros amigos Javi, Maite y Diego de la Asociación Astronómica M31, o Eduardo de la Asociación Astronómica Vizcaina. Y por supuesto Adolfo Darriba, con quien compartimos numerosas horas. Y mucha más gente, además de nuevas «desvirtualizaciones».

🙂

Una magnífica experiencia. No podemos terminar este artículo sin agradecer tanto a Miguel Rodríguez como a todos los miembros de la Asociación Astronómica M31, por todos sus regalos de boda. Os habéis pasado. Gracias de todo corazón por vuestro cariño y amistad.

El próximo CEA es en Cuenca. ¿Os animáis a ir?