Quizás hace algunos siglos, durante las noches estivales, se podía ver así La Antigua de Valladolid… sin tanta contaminación lumínica. Esto es algo que nosotros no podremos disfrutar.