«

»

Abr 26 2018

El Hubble observa una misteriosa tormenta menguante de Neptuno

Crédito de la imagen: NASA, ESA, and M.H. Wong and A.I. Hsu (UC Berkeley)

En el planeta más lejano conocido de nuestro sistema solar, una amenazadora y oscura tormenta, una vez lo suficientemente grande como para cruzar el océano Atlántico desde Boston hasta Portugal, está desapareciendo tal y como se ve en las fotografías de Neptuno tomadas por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA.

Las inmensas tormentas oscuras de Neptuno fueron descubiertas por primera vez a finales de la década de 1980 por la nave espacial Voyager 2 de la NASA. Desde entonces, solo el Hubble ha tenido la capacidad suficiente para rastrearlas. Hubble descubrió dos tormentas oscuras que aparecieron a mediados de la década de 1990 y luego desaparecieron. Esta última tormenta se vio por primera vez en 2015, pero ahora se está reduciendo.

Al igual que la Gran Mancha Roja de Júpiter (GRS), la tormenta se arremolina en una dirección anticiclónica y está extrayendo material de las profundidades de la atmósfera del planeta gigante de hielo. La tormenta ofrece a los astrónomos una oportunidad única para estudiar los vientos profundos de Neptuno, que no se pueden medir directamente.

El material puede ser sulfuro de hidrógeno, con un penetrante olor de huevos podridos. Según explicó Joshua Tollefson, de la Universidad de California en Berkeley, “Las partículas en sí mismas son altamente reflectantes; son solo un poco más oscuras que las partículas en la atmósfera circundante”.

A diferencia de la Gran Mancha Roja de Júpiter, que fue descubierta por Robert Hooke en el siglo XVII y está siendo estudiada desde 1830, los vórtices oscuros de Neptuno duran solo unos pocos años. Esta es la primera que realmente ha sido fotografiada según está muriendo.

Para Agustín Sánchez-Lavega, de la Universidad del País Vasco (España), “No tenemos evidencia de cómo se forman estos vórtices o como de rápido giran. Lo más probable es que surjan de una inestabilidad en los vientos cruzados hacia el este y hacia el oeste”.

El vórtice oscuro se está comportando de manera diferente a lo que los observadores planetarios predijeron. Para Michael H. Wong, de la Universidad de California en Berkeley, refiriéndose al trabajo de Ray LeBeau (ahora en la Universidad de St. Louis) y el equipo de Tim Dowling en la Universidad de Louisville, “Parece que estamos capturando la desaparición de este vórtice oscuro, y es diferente de lo que los estudios conocidos nos llevaron a esperar. Sus simulaciones dinámicas dijeron que los anticiclones bajo la cizalladura del viento de Neptuno probablemente derivarían hacia el ecuador. Pensamos que una vez que el vórtice se acercara demasiado al ecuador, se rompería y tal vez crearía un espectacular estallido de actividad nubosa”.

Pero la mancha oscura, que se vio por primera vez en las latitudes medias del sur, aparentemente se ha desvanecido en lugar desaparecer con un “estampido”. Eso puede estar relacionado con la dirección sorprendente de su deriva: hacia el polo sur, en lugar de hacia el norte y hacia el ecuador. A diferencia de la Gran Mancha Roja de Júpiter, la mancha de Neptuno no está tan estrechamente restringida por numerosos chorros de viento alternados (vistos como bandas en la atmósfera de Júpiter). Neptuno parece tener solo tres grandes chorros: uno hacia el oeste en el ecuador, y hacia el este alrededor de los polos norte y sur. El vórtice debería de ser libre para moverse entre dichos chorros.

Wong indicó que “No hay otros observatorios aparte del Hubble y la Voyager que hayan observado estos vórtices. Por ahora, solo el Hubble puede proporcionar los datos que necesitamos para comprender cuán comunes o raros son estos fascinantes sistemas meteorológicos neptunianos”.

Las primeras imágenes del vórtice oscuro provienen del programa Outer Planet Atmospheres Legacy (OPAL), un proyecto del Telescopio Espacial Hubble a largo plazo que anualmente captura mapas globales de los cuatro planetas exteriores de nuestro sistema solar. Solo el Hubble tiene la capacidad única de explorar estos mundos con luz ultravioleta, lo que arroja información importante que no está disponible para otros telescopios actuales. Datos adicionales, de un programa de Hubble enfocado al vórtice oscuro, pertenecen a un equipo internacional que incluye a Wong, Tollefson, Sánchez-Lavega, Andrew Hsu, Imke de Pater, Amy Simon, Ricardo Hueso, Lawrence Sromovsky, Patrick Fry, Statia Luszcz-Cook, Heidi Hammel, Marc Delcroix, Katherine de Kleer, Glenn Orton y Christoph Baranec.

El paper de Wong se publicó online en el Astronomical Journal del 15 de febrero de 2018.

Fuente de la noticia: “Hubble Sees Neptune’s Mysterious Shrinking Storm“, de NASA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*