«

»

Oct 19 2018

Un universo resplandeciente

Crédito de la imagen: ESO

Empleando el instrumento MUSE, instalado en el VLT (Very Large Telescope, Observatorio Paranal, Chile) de ESO, un equipo internacional de astrónomos ha encontrado una inesperada abundancia de emisión Lyman-alfa en la región del Campo Ultra Profundo del Hubble (HUDF). La emisión encontrada está presente en casi todo el campo de visión, llevando a los investigadores a extrapolar que casi todo el cielo desde el universo temprano “brilla” intensamente y de modo invisible en emisión Lyman-alfa.

Aunque los astrónomos están acostumbrados a observar el cielo en numerosas longitudes de onda y de formas muy diferentes, la magnitud de esta emisión ha resultado impactante. Para Kasper Borello Schmidt, miembro del equipo investigador, “Darse cuenta de que, cuando se observa la emisión Lyman-alfa de las distantes nubes de hidrógeno, todo el cielo se ilumina en el óptico, fue una inmensa sorpresa”.

Themiya Nanayakkara, miembro del equipo, añade que “¡Es un gran descubrimiento! La próxima vez que miren al firmamento en una noche sin luna y vean las estrellas, imagínense el brillo invisible del hidrógeno: el primer elemento básico para la construcción del universo, iluminando todo el cielo nocturno”. La región HUDF que observó el equipo es un área en principio no especialmente destacable. Está situada en la constelación de Fornax, famosa por haber sido cartografiada por el Telescopio Espacial Hubble de NASA y ESA en 2004, cuando el Hubble dedicó más de 270 horas de valioso tiempo de observación buscando en lo más profundo de esta región del espacio, algo no realizado antes.

Las observaciones HUDF mostraron miles de galaxias repartidas en lo que parecía ser una mancha oscura del firmamento, mostrando una nueva visión de la escala del universo. Ahora, las magníficas capacidades de MUSE han permitido profundizar aún más. Esta detección de la emisión Lyman-alfa en el HUDF es la primera en la cual los astrónomos han podido detectar la emisión débil de las envolturas gaseosas de las galaxias más antiguas. Esta imagen muestra la radiación Lyman-alfa en azul, superpuesta a la imagen del HUDF.

MUSE, el instrumento empleado en estas últimas observaciones, es un avanzado espectrógrafo de campo integral montado en la Unidad de Telescopio 4 del VLT. Mirando el espectro completo de la luz que llega de los objetos astronómicos, se obtiene importante información sobre los procesos astrofísicos que ocurren en el Universo. Philipp Richter, también miembro del equipo, señala que “Con estas observaciones de MUSE, obtenemos una imagen completamente nueva de las envolturas de gas que rodean a las galaxias en el universo temprano”.

El equipo internacional de astrónomos que hizo estas observaciones ha sugerido el posible el motivo por el cual estas distantes nubes de hidrógeno emiten en Lyman-alfa, pero la causa exacta sigue siendo un misterio. Sin embargo, dado que se piensa que este débil resplandor es ubicuo en el cielo nocturno, se espera que futuras investigaciones arrojen luz sobre su origen. Para el líder del equipo, Lutz Wisotzki, “En el futuro, planeamos hacer mediciones más sensibles. Queremos conocer los detalles sobre cómo se distribuyen en el espacio estas enormes reservas cósmicas de hidrógeno atómico”.

Fuente de la noticia: “A Universe Aglow – eso1832-Science Release“, de ESO.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*