Anoche pude observar el paso del «tren» de satélites Starlink (SpaceX) desde Valladolid. La observación fue con unos prismáticos 10×50, y realmente impresionante, a pesar que únicamente uno era brillante, y resto muy débiles. Sin embargo a nivel de fotografía la cosa fue mal, tuve que forzar a 1 seg de exposición debido a que aún no había total oscuridad y desde donde observé, había mucha contaminación lumínica. Esta imagen es un apilado de 29 imágenes a focal de 35 mm. La estrella brillante de abajo a la derecha es Spica (alfa de Virgo). Un poco más abajo tenéis un gráfico con la trayectoria completa.

Dicho esto, es importante alertar sobre las conocidas como constelaciones de satélites. En el caso de los Starlink, por el momento son 60, pero en total serán 12.000. Y no es la única constelación que está prevista. Muchas en breve serán lanzadas. Se trata de una terrible amenaza para el firmamento nocturno, que acabará repleto de estos satélites. Si bien muchos no serán visibles por estar en la sombra terrestre, muchos otros si lo serán. Es un paso mas hacia el final del firmamento nocturno tal y como lo conocemos, en nuestro caso alejándonos desde las ciudades y pueblos, y en el de nuestros abuelos, algo natural en sus vidas: los cielos estrellados.

Una lástima el rumbo que está tomando los avances tecnológicos. Y a una velocidad pasmosa. Nuestros hijos y nietos no como es un cielo estrellado.

Crédito: Heavens-above.com