La simple observación de Luna en el firmamento siempre resulta un premio. Y el amanecer del día 20 de febrero estaba coronado con una hermosa luna menguante. No pude resistirme a sacarle una fotografía con el móvil.