Tras más de un mes de confinamiento, en el cual debido a la ubicación de nuestra vivienda y la meteorología no nos ha sido posible observar, pudimos observar la Luna el pasado viernes 17 de abril. ¡Que ganas teníamos!