Aún en confinamiento por la COVID-19, cosas que hasta ahora no le dábamos importancia, como ver Venus al atardecer, se convierten en una emocionante experiencia. Venus al atardecer del pasado 10 de mayo, desde Valladolid. Fotografiada con móvil.