Figura 1: Triángulo del Verano (Haz click para ampliar)

 

Poco a poco, en Octubre empieza el retorno del frío y de más noches en las que no podemos observar por las condiciones meteorológicas adversas. A cambio, la duración de la noches, es mayor. Podemos empezar la noche observando el cénit. Si miramos hacia el triángulo del verano (formado por las estrellas alfa de las constelaciones del Cisne (Deneb), Aguila (Altair) y Lyra (Vega)) (figura 1), podemos intentar sacar una fotografía a una interesante nebulosa. Usando una cámara réflex sobre trípode, máxima sensibilidad y tiempos de 10 segundos, podéis captar la llamada nebulosa Norteamérica (NGC 7000). Está al norte de Deneb. Visualmente no lograréis observarla. Probad diferentes combinaciones de tiempos de exposición -tened cuidado con el desplazamiento aparente de las estrellas, os pueden salir movidas-, focales y sensibilidad..

Figura 2: Pegaso y Andrómeda  (Haz click para ampliar)

 

No alejándonos aún del cénit, tendremos cerca la majestuosa constelación de Pegaso (figura 2). Con su característica forma de cuadrado, es muy sencilla su localización, y aprovechando su estrella situada en el noreste del cuadrado, como punto de partida, localizaremos Andrómeda. Dentro de Pegaso hay un interesante objeto, el cúmulo globular M15. También conocido como NGC7078, está situado a 33.600 años luz de nosotros, tiene un diámetro de 175 años luz y contiene unas 100.000 estrellas. Visualmente es un objeto muy atractivo para pequeños telescopios, y fácilmente visibles con prismáticos. Su magnitud aparente es la +6,2 y su diámetro angular ronda los 18 minutos de arco. Las coordenadas son ascensión recta 21h 29m y declinación +12º 10′.

 

Figura 1: Observando hacia el sur  (Haz click para ampliar)

 

Para completar nuestro tour nos dirigimos hacia el este, donde poco a poco comienzan a aparecer las típicas constelaciones invernales. Entre ellas destacamos en esta ocasión la constelación de Auriga (figura 3), cuya estrella más brillante, Capella, es un interesante sistema múltiple, aunque fuera del alcance de telescopios amateurs. Para más información sobre esta estrella os recomiendo leer el artículo «Capella: un hermoso sistema cuádruple«. Hay varios cúmulos en Auriga, pero vamos a elegir uno de ellos: M37. Situado muy próximo de M36 y M38, M37 es de los tres el más rico. Es muy sencillo de observar con prismáticos (magnitud visual aparente de +6,2), y sus coordenadas son ascensión recta 5h 52m y declinación +32º 33′. También denominado NGC2099, este cúmulo abierto está situado a 4.500 años luz de la Tierra y tiene un diámetro de 20 años luz, lo que se traduce en un diámetro angular de 24 minutos de arco.