Marzo suele ser un mes donde el firmamento no es precisamente muy llamativo en cuanto a constelaciones, y parece de transición entre las destacadas constelaciones del invierno y las de verano. Sin embargo esto no es así, y para nada es un firmamento aburrido. Tiene multitud de objetos para observar, si bien muchos de ellos requerirán de más esfuerzo para su observación. Dentro de estas constelaciones tenemos a Virgo, Leo y Coma Berenice. Estas constelaciones son ricas en galaxias. Eso si, necesitaremos telescopio y cielos oscuros para observarlas. Merece la pena destacar la galaxia del Sombrero, M104, situada en la constelación de Virgo. Es una galaxia fácil de localizar incluso con telescopios pequeños. Otra galaxia que no nos podemos perder es M87, también el Virgo. Se trata de una elíptica muy popular por el jet emitido desde su núcleo (no es visible con telescopios pequeños).

Lo más espectacular será la visión del firmamento será mirando hacia el suroeste (Figura 1), donde aún permanecen las constelaciones que nos han acompañado durante el invierno: Can Mayor con su brillante Sirio, Orión, Géminis o Tauro. Os recomendamos dos objetos de esta región antes de que nos abandone. Por un lado la popular nebulosa de Orión, o M42, situado debajo del cinturón de Orión. Por otro lado, el cúmulo abierto de las Pléyades o M45, en Tauro. Ambos objetos, visibles a simple vista, serán un regalo para nuestros ojos con unos sencillos prismáticos.

 

En cuanto al firmamento norte (Figura 2), ya empieza a caer por el oeste Casiopea, y a reinar la Osa Mayor. Desde luego, si apuntáis al norte, no debéis perderos el par óptico de Mízar y Alcor, en la Osa Mayor. Finalmente, para quien aguante hasta el amanecer (Figura 3), podrá ver como coge altura el triángulo del Verano.

 

 

Meteoros en Marzo de 2021

Virgínidas: Bajo este nombre se agrupan varios radiantes de escasa actividad, siendo un complejo de estudio complicado. Su actividad se extiende desde el día 1 de Febrero hasta el día 30 de Mayo y no presenta un máximo claro.